Santa Marta

Algunos insisten en que es mejor seguir colgados de la rama, que dejarse caer

Por Alvaro Cotes "El Bueno"

Está demostrado que la disputa por el poder en el Magdalena no se terminó el 27 de octubre del año pasado, cuando el pueblo decidió contundentemente quién sería su nuevo Gobernador. Está claro que unos derrotados durante ese debate electoral no se han resignados aún al resultado democrático y por ello insisten en aferrarse de cualquiera rama de ese frondoso árbol que es el poder y de cuya sombra y frutos disfrutaron por muchos años.

Son varios de los derrotados que hoy no quieren soltarse de esas ramas en que vivieron sabrosos por mucho tiempo, pese a que el frondoso árbol del poder del Magdalena fue estremecido el 27 de octubre de 2019 por el pueblo. Algunos que cayeron por la fuerte sacudida, ya se resignaron y aceptaron que sus vidas no se acabaron al caer estrepitosamente de ese árbol poderoso y han continuado con ellas sin ningún rencor ni alguna sed de venganza, aunque todavía un poco adoloridos por el golpeatazo que se dieron al caer del árbol florido.

No obstante, los que no se cayeron del todo tras la fuerte sacudida y quedaron guindados de algunas de las ramas del apetecido arbusto e insisten en que es mejor estar enganchados que caer, paradójicamente, son los que más disfrutaron y vivieron de ese gigantesco árbol por muchos años. Tanto, que no creen que puedan vivir más nunca por fuera de su amparo y dulce sombra.

De ahí que ahora hasta bregan por defender la rama donde siguen guindados, para no perder ese último tramo del frondoso árbol que les queda tras el tremendo remezón popular e histórico. Han hecho de todo, desde lo imaginable hasta lo inimaginable. Los que somos testigos de lo que está sucediendo, todavía no nos acostumbramos a ver lo que estamos viendo. Nunca antes, creo que ni en la historia de la humanidad, se había visto algo igual ni en los tiempos del imperio romano.

La disputa por ese pedazo del árbol que les queda se ha trasladado inclusive hasta los estrados judiciales. Lo que indica que están dispuesto a defenderlo y a no permitir que nadie les corte esa ramita de donde aún penden del frondoso árbol como lo es el poder político del Magdalena.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar