Magdalena

No estamos en Estado de Sitio, pero…

Por Abraham Antonio Katime Orcasitas
@abrahamkatime

Además de los miles de muertos y enfermos, acompañados por la miseria y la ruina que ha ocasionado en el planeta la Pandemia de la Covid-19, esta parece haberse convertido en una especie de balsa salvadora para Iván Duque y su gobierno.

En un momento político crucial para la historia reciente del país, cuando la bola de nieve de la indignación ciudadana comenzaba a rodar por la colina, un decreto presidencial mandó a todo el mundo a encerrarse en sus casas.

No estamos en Estado de Sitio, pero… A la par de las medidas restrictivas contra la movilización, la declaratoria de calamidad pública, esta sirvió para que tácitamente se dieran instrucciones a mandos militares y policivos para detener con firmeza y a las malas cualquier asomo de protesta y manifestación ciudadana en el espacio público (parques y calles).

No estamos en Estado de Sitio, pero… Como en las tenebrosas épocas del Estatuto de Seguridad y de la motosierra, la violencia se ha recrudecido: decapitaciones, exterminio de líderes, desplazamientos, narcotráfico y paramilitarismo desbordado, los jefes de bandas criminales se sienten a sus anchas como en los años aquellos donde tenían respaldo de buena parte del establecimiento, cooptado por el crimen y la corrupción.

No estamos en Estado de Sitio, pero… La visión de gobiernos alternativos locales y seccionales, no son tenidos en cuenta, en especial para enfrentar a los grupos criminales. Por ejemplo, el Gobernador del Magdalena Carlos Caicedo, propuso, que para una mayor afectividad se declarara como grupos armados organizados a las bandas del posparamilitarismo que operan en la Sierra Nevada y sus alrededores. Pero tal propuesta no ha sido tomada en cuenta por el gobierno central.

No estamos en Estado de Sitio, pero… Quizás por coincidencia o emergencia, después de muchos años, un militar activo volvió a manejar el Ministerio de Defensa, aunque el rumor es que los sables volvieron a sonar en ese despacho desde el mismo momento que se dio la posesión de Iván Duque como presidente.

No estamos en Estado de Sitio, pero… Detrás de las disposiciones de emergencia se esconden igualmente restricciones a alcaldes y gobernadores, mientras estemos en emergencia todo tiene que pasar por el cernidero de Duque y su gobierno, los mandatarios alternativos son quienes más han sentido la presión. El centralismo se ha recrudecido.

No estamos en Estado de Sitio, pero… La administración del presidente Duque, con congresistas amigos envueltos en líos judiciales como Eduardo Pulgar, ha apoyado el llamado “Pacto de Ciénaga”, a través del cual, con la anuencia de Planeación Nacional, quieren saquear las regalías del Magdalena, hecho denunciado por el gobernador Carlos Caicedo.

No estamos en Estado de Sitio, pero… Arropados con la emergencia se han expedidos cientos de decretos que alejan las disposiciones presidenciales de la vigilancia pública y la acercan a la corrupción. Todos los pasos de la contratación de vacunas y otras tareas para atender la emergencia fueron cerradas con el rótulo de confidenciales.

No estamos en Estado de sitio, pero… el gobierno nos emplazó en las casas, nos quitó la movilidad, no sabe manejar un problema de salud pública, mientras la muerte de los líderes sociales y masacres de civiles arropa cada día el territorio nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar