ColombiaMagdalena

Las intervenciones de Duque en el Magdalena: Puro show politiquero

En un sencillo acto realizado en la planta de tratamiento de Mamatoco y que contó con la presencia del entonces Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, la empresa Metroagua realizó el proceso de devolución de la infraestructura de acueducto y alcantarillado al Distrito de Santa Marta, luego de una lucha jurídica emprendida por el hoy gobernador Carlos Caicedo y los gobiernos del Cambio, para recuperar las entidades que gobiernos anteriores habían entregado a empresas privadas y extranjeras en concesiones de largos plazos.

El evento se registró el 17 de abril del año 2017, es decir, hace apenas cuatro años. Y con la devolución del inmueble por parte de la saliente entidad operadora, culminaron así con una de las concesiones más dañinas para Santa Marta, no solo desde lo financiero sino por su ineficacia para operar el acueducto y alcantarillado durante los 27 años que duró en esa en la ciudad.

Pero lo más extraño es que, a esa empresa, durante los 27 años que duraron manejando el acueducto de Santa Marta nunca, jamás, nadie la intervino, a pesar de que no le generaba casi nada al Distrito ni financiera ni un buen servicio de agua potable y mucho menos del alcantarillado. El dinero todo se lo llevaba esa empresa privada, en la cual era socia hasta la corona de España.

En la firma del acta oficial de entrega y recibo del componente físico de la operadora participaron el alcalde distrital de entonces, Rafael Martínez y el gerente de Metroagua, Luis José Londoño.

En su intervención, el hoy ex Procurador aseguró que el órgano de Control sería un vigilante del proceso que se inició con la llegada de una nueva empresa operadora.

Fue entonces, cuando desde el día siguiente, el 18 de abril, inició operaciones la empresa distrital Essmar que, en compañía del aliado estratégico, Consorcio Proactiva, emprendió unas inversiones para mejorar la calidad en la prestación del servicio de agua de la capital del Magdalena.

Pero la gran gesta del hoy Gobernador para el beneficio del pueblo samario no le gustó a muchos exgobernantes y políticos de la ciudad que se vieron beneficiados por esa empresa durante esos prolongados 27 años, pues además de ser una empresa que costeaba viajes, servía muchas veces como fortín político en tiempos de elecciones, por lo que el resentimiento por ese triunfo de un nuevo líder del pueblo samario, no los iba a dejar contentos, ya que Metroagua era un fortín burocrático, como lo eran hasta ese entonces los hospitales o ESE del sector salud.

De ahí que ellos emprendieron también la recuperación de esos fortines, pues los nuevo gobernantes, prácticamente, los habían desbancado de todos ellos y para sobrevivir en la política, en Santa Marta o el Magdalena, ellos saben muy bien que tienen que hacerlo y aprovecharon la llegada de un nuevo gobierno nacional compinche, como el de Iván Duque, para lograrlo.

Ya recuperaron a la ESE Próspero Reverend de Santa Marta y la del Hospital Julio Méndez Barreneche y tienen en la mira hacer lo mismo con otros centros municipales, pues son conscientes de que sin ellos, pueden ser borrados para siempre del mapa político en el Magdalena, como ya sucedió con otros grupos y familias políticas de antaño y las cuales estuvieron gobernando a la ciudad y al Departamento por mas de 70 años.

Como el actual gobierno de Duque, del partido Centro Democrático, el cual lidera Álvaro Uribe Vélez desde su finca El Ubérrimo, se alió en el 2017 con esos políticos resentidos, para pescar los supuestos mayoritarios votos con que siempre habían ganado elecciones, a fin de enfrentar las exitosas campañas del nuevo movimiento político de Santa Marta en furor y liderado por el hoy Gobernador, y al ver que no pudieron derrotarlo en las urnas, comenzaron entonces a buscar esos fortines políticos mencionados, con las intervenciones referidas, pues es la única forma que tienen para hacerlo, aunque sean mal vista y repercutan negativamente en el pueblo, pues aún creen que el pueblo les tiene miedo o no saben de sus argucias o todavía creen que es mamerto y no van a ser conscientes de sus atropellos y abusos a la gobernabilidad del territorio que eligieron mayoritariamente.

La de hoy fue la tercera en los tres años y pico que lleva Duque de presidente y realizada a una entidad que apenas lleva menos de cuatro años operando, cuando a la que tenía 27 años, no le hicieron ni siquiera una sola visita, lo que reafirma la intención politiquera de sus interventorías perversas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar