AtlánticoColombia

Marcha infantil pide Justicia para Fernando, el niño de 11 años asesinado en Evaristo Sourdis

Como un hecho sin precedentes más de 40 infantes entre los 6 y 12 años salieron a las calles del barrio Evaristo Sourdis, en el suroccidente de Barranquilla, a exigir respeto por la vida y rechazo al hecho ocurrido en días pasados en la que un menor de 11 años fue encontrado muerto en su casa en este mismo barrio.

En compañía de algunas madres de familia y con el apoyo de la Fundación Cultural Canto Ancestral el acto simbólico busca sensibilizar y concientizar sobre los cuidados y el respeto a todos los menores. Esta actividad nace como parte del proceso de formación que los niños vienen recibiendo cada sábado en el Club de Lectura Lee Colibrí y allí expresaron su dolor y la incomprensión de lo sucedido.

“Ellos son seres pensantes en formación, sujetos participantes, saben todo lo que pasa alrededor y también se sienten tristes y agobiados por lo sucedido, salir a marchar es un acto de solidaridad por la familia víctima y un llamado al respeto por la vida. Los espacios de dispersión cultural en el barrio son casi nulos por lo que desde la Fundación vimos la necesidad de abrir un nuevo espacio de encuentro y de pensamiento a través de la lectura y aunque por la pandemia todo ha sido distinto tratamos que el espacio sea una nueva posibilidad de reflexión” afirmó, Katherine Londoño Posada, coordinadora de la Fundación

Con arengas como “La vida se respeta, la infancia se respeta, los niños y niñas no se tocan”, estos niños y niña del barrio Evaristo Sourdis levantan su voz para ser escuchados y tener eco en los corazones de los adultos, a lo que muchos respondieron con salir a las terrazas de las casas y pagar sus equipos de sonido en muestra de apoyo y respeto por estos valientes que salen a marchar.

El barrio Sourdis no cuenta con una casa de la cultura, tampoco con un grupo de teatro, un parque o espacios de diversión y aprendizajes alternativos ajeno al estudio tradicional. Solo hasta este año la Fundación Cultural Canto Ancestral logró abrir el ‘Club de Lectura infantil Lee Colibrí’ como iniciativa de impacto a largo plazo para fortalecer el pensamiento crítico, estimular la imaginación y eliminar del discurso de los niños y niñas expresiones homofóbicas, machistas, hembritas que no favorecen a un territorio que necesita equidad y paz.

El escenario de desigualdad y pobreza es notorio entre una cuadra y la otra, en algunas manzanas es visible ver el progreso en algunas familias, niños sanos, felices, mientras que otras se nota la pobreza extrema, falta de educación y oportunidades de los menores.

“No queremos seguir normalizando estos actos de violencia en nuestra comunidad, por eso decidimos salir de manera ordenada y muy amorosa con los niños, ellos no pueden crecer imaginando que esas acciones son normales” afirma Yeiris Guzmán, Lideresa del barrio.

La comunidad como los menores están concertados por lo sucedido y esperan que se haga justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar