ColombiaColumnistas

La historia se repite con otro hijo de Aracataca

Por 脕lvaro Cotes “El Bueno” 馃槆

Cuarenta a帽os despu茅s, la historia del ilustre escritor cataquero Gabriel Garc铆a M谩rquez se repite, parad贸jicamente, con otro hijo ilustre de la tierra del Nobel de Literatura.

En 1981, Gabriel Garc铆a M谩rquez tuvo que salir corriendo de Colombia, porque peligraba su vida. Se fue para M茅xico junto con su familia sin tiempo de despedirse de nadie ni de darle explicaci贸n a ninguno y menos a las autoridades.

Sin embargo, el escritor contar铆a despu茅s por qu茅 lo hizo: Un informante le dijo que el Ej茅rcito lo iba a coger preso, para sindicarlo de unas acusaciones que un desconocido le hizo a trav茅s de las p谩ginas editoriales de El Tiempo, se帽al谩ndolo de tener nexos con el M-19, porque supuestamente hab铆a 鈥渁poyado鈥 un desembarco guerrillero en el sur de Colombia.

“Ahora se sabe por qu茅 me buscaban, por qu茅 tuve que irme y por qu茅 tendr茅 que seguir viviendo fuera de Colombia, qui茅n sabe hasta cu谩ndo, contra mi voluntad鈥, escribi贸 el escritor el 8 de abril de 1981 en El Pa铆s de Espa帽a.

Por eso Garc铆a M谩rquez se fue de Colombia: no porque odiara a sus conciudadanos 鈥攃omo muchos suelen decir hoy鈥, ni tampoco porque fuera un pretencioso que rechazaba a su patria 鈥攃omo se escucha cada tanto鈥, sino porque, en pleno gobierno del Estatuto de Seguridad divulgado por el gobierno de entonces, cuyo presidente era Julio C茅sar Turbay Ayala, una acusaci贸n de esas, equival铆a a tortura y c谩rcel, como ya hab铆a sucedido antes, por ejemplo, con la artista pl谩stica, Feliza Bursztyn, quien despu茅s de ser torturada e interrogada por militares, tuvo que exiliarse en M茅xico y luego en Par铆s, donde muri贸, mientras acompa帽aba en una cena a Garc铆a M谩rquez.

Bursztyn, como Garc铆a M谩rquez, fue acusada por delitos que no ten铆an ning煤n soporte judicial ni probatorio: un arma inservible que encontraron en su casa sirvi贸 para abrirle un proceso. Bursztyn, como Garc铆a M谩rquez, tuvo que pedir asilo en la Embajada de M茅xico. Sobre ese caso, el escritor dijo en 1982: 鈥淓s alarmante, pero ya se sabe: en Colombia, los militares guardan secretos que las autoridades civiles no conocen鈥.

No obstante, 40 a帽os m谩s tarde, en este mes de agosto de 2021, algo muy parecido acaba de suceder, tambi茅n con otro hijo ilustre de la capital de Macondo. Nos referimos a la salida del pa铆s del gobernador Carlos Caicedo Omar, quien al igual que Gabo, obtuvo de un informante la alerta sobre que, por 茅l, ven铆a un grupo de asesinos.

Como su paisano laureado, el gobernador Caicedo tuvo que hacer casi lo mismo que Gabo: Salir del pa铆s con su familia sin decirle a nadie ni explicarle a ninguno y menos a las autoridades.

La 煤nica diferencia de ambas historias de los dos ilustres coterr谩neos es que, mientras que por Gabo ven铆a el Ej茅rcito con unas acusaciones anti jur铆dicas, por el gobernador Caicedo acechaba una de las hordas m谩s criminales de los 煤ltimos tiempos en Colombia. 驴Qui茅n no habr铆a hecho lo mismo o usted se hubiera quedado a esperarlos como todo un “macho” comprobado?

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Cerrar