Colombia

La Conmoción Política de Aida Merlano

Editorial - Carlos Payares González

La élite política colombiana ha querido desfigurar de manera ramplona las graves declaraciones de Aida Merlano bajo dos consideraciones: que es una persona que ha sido manipulada por el Presidente Maduro y, que es una mujer mitómana. Una circunstancia que ha sido agitada desde el primer momento en que la exsenadora fue detenida y, mucho más, cuando se voló en medio de una consulta odontológica. Una fuga que todavía es la hora que no se sabe con qué fin la propiciaron y financiaron, pero lo que sí parece saberse es que algunos miembros de los clanes políticos de la Costa Caribe y del nivel nacional no la querían hablando en los estrados judiciales de Colombia.

Dice la exsenadora Aida Merlano que fueron los Gerleín y los Char los que le propiciaron su fuga, cosa que, además, es un claro delito consagrado en el Código Penal Colombiano. Una dolorosa fuga en la cual la exsenadora narra que se sintió secuestrada y, además, que fue víctima de violación sexual en reiteradas ocasiones. Todo un novelón propio de la televisión colombiana.

Para el Presidente Duque la exsenadora Merlano es una vulgar delincuente prófuga de la Justicia y, a su vez, para la exsenadora Merlano el Presidente también es uno de los que quería eliminarla. Las presuntas pruebas de esta grave acusación están por verse y, según sus palabras, serán entregadas a la periodista entrevistadora.

Según la entrevista, ofrecida en Venezuela a la periodista Vicky Dávila, lo narrado por Merlano delata todo un plan macabro para silenciarla. Pero, además, agrega que uno de los miembros de la familia Char también le hizo una amenaza de muerte, supuestamente, para que no hablara de la corrupción política electoral en Barranquilla y de las dadivas o recolectas en dinero para la compra de votos en la pasada campaña donde supuestamente hubo tulas multimillonarias para apoyar electoralmente al Presidente Duque. Lo cierto es que es de conocimiento público, desde años antes, que los Char y los Gerleín, como otros clanes en la Costa Caribe, han sido consuetudinarios compradores de votos, y más ahora, que tienen declaradas pretensiones presidenciales.

Aida Merlano fue a la vez actora y víctima de un modelo escabroso de hacer la política en Colombia por parte de los clanes políticos tradicionales. Desde muy niña fue usada por el poder de Julio Gerlein, aún en su condición de joven amante. Las maquinarias compradoras de votos y de perversión a la dignidad ciudadana, por medio, incluso, de la retención de cédulas, son tradicionales en Colombia. Hasta el extremo que el exsenador Roberto Gerleín en una anterior entrevista a la misma periodista Vicky Dávila le habla del fenómeno como si fuese algo consustancial a la política en el Caribe colombiano y, agregó, que esto hoy ocurre en el país en general. Entre otras cosas vale la pena saber cuál fue el candidato que, entre otros, fue financiado por la maquinaria compra-votos de los Gerleín en Santa Marta.

Asombra también la forma como el Ministro Cárdenas, según Aida Merlano, repartía “cupos indicativos” a los políticos del Establecimiento por medio de la entrega de proyectos para poder recuperar la inversión realizada de la compra-venta de votos por medio de contratistas intermediarios o “de bolsillo”. Una nueva inmoralidad que a todas luces se sobreagrega a la corrupción político-electoral y que trastoca el verdadero sentido de una democracia participativa al perpetuar el gamonalismo en el poder y a la corrupción en las instituciones del Estado. Se trata del aporte y recuperación de dineros indebidos en los procesos electorales en Colombia.

Lo que parece ser cierto en las declaraciones de Aída Merlano a Vicky Dávila es que nuestras élites o clanes politiqueros han convertido a Colombia en una Nación de arbitrariedades, delitos y veleidades de poder. La historias contada por Aída Merlano sobre ciertas figuras políticas generan rechazo. La segunda certeza de Perogrullo observable en las declaraciones de Aída Merlano a Vicky Dávila es el cómo la empresa privada (contratistas) pervierten a los políticos y funcionarios para determinar sobre los negocios del Estado y entes de control. Por eso pasa de todo y nada pasa ¿Investigaran los órganos de control, en este caso la Fiscalía, estas denuncias de la exsenadora Merlano? La tercera verdad delatada por Merlano es cómo buena parte de los medios de comunicación están al servicio de los clanes de la corrupción. Han establecido una relación orgánica con el poder para que hechos delictuosos o escandalosos no sean difundidos y conocidos por la gente.

Hoy, Aida Merlano está condenada en Colombia, entre otros delitos, por concierto para delinquir, sin embargo, ¿quiénes fueron sus socios de este grave delito? Ojalá que no pase lo que le pasó a Yidys Medina que solo después de largos años aparecieron al fin sus cómplices ¿Quiénes más deberían estar presos con la exsenadora Aida Merlano? Quién investigará el “entramado de la corrupción electoral”como lo llamó la misma exsenadora Merlano en la entrevista con la periodista Vicky Dávila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar