Magdalena

Empalme en la Gobernación será un hecho histórico y único en su especie

Las elecciones que dieron como ganador a Carlos Caicedo Omar no dejan de generar noticias. Y es que fue un suceso tan trascendental, que a partir de ese día, todo cambió en la política del Magdalena.

Empezando por el empalme que se va a iniciar por fin el próximo 15 de noviembre, a petición de la actual Gobernadora, con un retraso inesperado en comparación con el resto de empalmes del país.

Ese día, va a ocurrir el encuentro de dos mundos, uno proveniente de una clase baja y el otro procedente de las familias ricas del Magdalena.

Por eso será un acontecimiento histórico y único, porque nunca antes se había visto que un gobernante salido del pueblo, llegara a recibir el poder de un gobernante de los clanes y familias tradicionales ricachonas del Departamento, algo inédito que no se volverá a repetir por muchos años venideros, ya que el nuevo gobierno a posesionarse es totalmente distinto a la forma de gobernar que nos tenían acostumbrados los clanes y familias tradicionales por los siglos de los siglos.

Antes, las familias de la oligarquía del Magdalena se turnaban para gobernar al Departamento y se pasaban cada gobierno con empalmes consentidos que se tapaban entre sí, en una especie de “ley del silencio”.

De seguro el nuevo Gobernador ya así lo vislumbró y por eso tal vez se armó con un impresionante equipo de expertos de trascendencia nacional, regional y local, con el que llegará ese día 15 de noviembre, para empezar a hacer el empalme con el equipo de funcionarios de la actual administración del Magdalena.

Sin duda, el entrante mandatario le ha dado la real importancia que se merece al empalme y por ello armó y preparó durante dos días consecutivos el numeroso equipo que enfrentará al de la vieja y desgastada forma de gobernar, muy pronto a extinguirse por el bien de un sufrido pueblo que por fin despertó y mandó al cuarto de san Alejo a los que querían seguir atornillados en el poder de nuestro retrasado Departamento.

La expectativa de lo que pasará durante y después del empalme sigue latente, pues se presume que con la calidad de los expertos integrantes del equipo del nuevo Gobernador, podrán descubrirse algunos que otros hallazgos inocultables.

La esperanza de un nuevo mañana para el Magdalena empieza a palparse con la diferencia del nuevo modelo de gobierno que a partir del primero de enero del año entrante será por fin un sueño hecho realidad de más de 340 mil habitantes que le apostaron en esta ocasión con muy buen tino al fenómeno político de los últimos tiempos.

Por Álvaro Cotes Córdoba

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar