Editorial

El Calentamiento Global: Una Amenaza En Camino

Por: Carlos Payares González

Los datos estadísticos muestran que en el 2007 la China superó a los Estados Unidos convirtiéndose en el mayor emisor de dióxido de carbono (CO2)del planeta, una posición que se mantiene hasta ahora. El salto ocurrió en medio de un fuerte crecimiento económico debido a la industrialización impulsada principalmente por el uso o quema de combustibles fósiles, como lo es el carbón. Una letal posición en contra de toda la humanidad. En 2010 China pasó a ser la segunda mayor economía del mundo superando a Japón.

En la conferencia sobre el clima en Copenhague (2009) el país asiático se comprometió que para el año 2020 habría reducido sus emisiones hasta en un 45% en comparación a los niveles de 2005. Sin embargo, los datos que han sido recopilados por Global Carbon Project muestran que el país parece estar lejos de alcanzar este objetivo. Tanto los Estados Unidos como China siguen siendo un dolor de cabeza debido a la contaminación industrial.

China durante el año 2018 produjo emisiones de Co2 de 10.064.68 en megatoneladas. Mientras tanto en la América Latina la producción fue 1.675.09 y los mayores aportantes fueron México con 477 y Brasil con 457, según datos de registrados por el Global Carbon Atlas. Estados Unidos no consiguió reducir sus emisiones contaminantes a pesar de haber cerrado un número importante de plantas basadas en el consumo de carbón durante 2018. Por el contrario, el segundo mayor emisor de CO2 en el mundo ratificó su salida del Acuerdo de París en noviembre de 2019. Todo el mundo sabe que el presidente Donald Trump de manera dogmática ha cuestionado a los científicos que enuncian fatales consecuencias del calentamiento global y ha relajado las normas de regulación de los límites de emisión de gases de efecto invernadero en su propio país.

Se sabe que los océanos del mundo se están calentando a la misma velocidad de si cinco bombas atómicas (similares a la lanzada en Hiroshima) fueran arrojadas al agua por cada segundo, según declaración de un grupo de científicos. Un nuevo estudio indica que el 2019 fue otro año récord para el calentamiento de los océanos. Los niveles en la temperatura del agua han seguido aumentando. Un equipo de 14 científicos examinó datos que se remontan desde la década de 1950 y observó las temperaturas desde la superficie del océano hasta los dos mil metros de profundidad. La investigación que fue publicada en la revista Advances in Atmospheric Sciences reveló que los océanos se están calentando a una velocidad cada vez mayor.

Aunque en la última década se produjeron las temperaturas oceánicas mundiales más calientes, los cinco años más calurosos jamás registrados fueron justamente en el último quinquenio. “La tendencia ascendente es implacable, por lo que podemos decir con confianza que la mayor parte del calentamiento corresponde al cambio climático provocado por el hombre”, aseguró Kevin Trenberth, reconocido científico en la Sección de Análisis del Clima del Centro Nacional de Investigación Atmosférica. El estudio mencionado nos muestra que si bien los océanos se calentaron entre 1955-1986, el calentamiento se ha venido acelerando en las últimas décadas. Entre 1987-2019 las temperaturas del océano fueron un 450% mayor que durante el período anterior. Una cifra a todas luces alarmante.

Lijing Cheng, profesor asociado del Centro Internacional de Ciencias para el Clima y el Medio Ambiente de la Academia de Ciencias de China, expresó que la temperatura del océano en 2019 fue de 0,075 grados centígrados por encima del promedio registrado entre 1981-2010. Afirmó, además, que “no hay alternativas razonables aparte de las emisiones humanas de gases que atrapan el calor para explicar este calentamiento”. Y agregó que para alcanzar esta temperatura el océano habría absorbido 228.000.000.000.000.000.000.000 (228.000 trillones julios de calor). Para poder comparar, por ejemplo, la bomba atómica de Hiroshima explotó con una energía de aproximadamente 63.000.000.000.000 julios. Los cálculos indican que la cantidad de calor puesta por los hombres en los océanos del mundo entero, en los últimos 25 años, equivale a 3.600 millones de explosiones de bombas atómicas como la de Hiroshima. Esto significa el lanzamiento de 4 a 6 bombas similares a la de Hiroshima en los océanos cada segundo durante el último cuarto de siglo.

Los océanos cubren casi 3/4 de la superficie de la Tierra y absorben la gran mayoría del calor del mundo. Desde 1970, más del 90% del exceso de calor del planeta terminó en los océanos mientras que menos del 4% fue absorbido por la atmósfera y la parte terrestre. Lo que no quiere decir que quienes vivan sobre tierra sean inmunes a los efectos del calentamiento del agua. El calentamiento de los océanos tiene un profundo impacto en todo el planeta.

Si bien los científicos dicen que el cambio climático provocado por el hombre no es el único responsable de las tormentas tropicales, los estudios han demostrado que las altas temperaturas pueden hacerlas más lluviosas y dañinas. El aumento de las temperaturas significa que las aguas oceánicas disminuyen el oxígeno para tornarse más ácidas. Esto impacta en los nutrientes que alimentan toda la vida marina. Cuando una ola de calor golpeó las aguas de Australia Occidental (2011), los científicos notaron que había menos nacimientos de delfines y la tasa de supervivencia del animal disminuyó.

Si podemos reducir las emisiones de carbono podemos disminuir el nivel de calentamiento y los riesgos y pérdidas asociados. Si los líderes del mundo cambiaran de rumbo seguramente las posibilidades de supervivencia de la especie y demás estará garantizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar